El ahorro en la Comunidad de Propietarios

Luz, calefacción central, mantenimiento del ascensor, limpieza… los gastos de las comunidades de vecinos son muchos y variados. Tener presente una serie de recomendaciones puede ayudarnos a meterles algo de tijera. Como en todo, la máxima de comparar precios manda –en el seguro, a la hora de contratar un administrador o un servicio de limpieza, etc–, aunque donde mayores ahorros podemos obtener es en la gestión eficiente de la energía, facturas que pueden reducirse siguiendo cuatro sencillos pasos.
1. Cambio de las calderas. Los beneficios de un cambio de la caldera central de la comunidad por una de gas natural son varios, pero el más llamativo es que se puede conseguir un 45% de ahorro en calefacción y agua caliente. Una comunidad de 40 viviendas con un consumo de 40.000 litros de gasoil al año, equivalentes a 387.773 kWh de gas natural, llega a ahorrar 12.173 euros al año al cambiar un combustible por otro; en una comunidad de 100 vecinos el ahorro llega a los 32.170 euros, según indican fuentes de Gas Natural Fenosa. Además, al no necesitar depósitos de almacenamiento ni mecanismos especiales para su transporte, el mantenimiento de las salas de calderas de gas natural es más simple y su coste más reducido que el de las alimentadas con otros combustibles. La transformación de la sala de calderas es sencilla, a veces solo implica cambiar el quemador. Gas Natural Fenosa ofrece soluciones energéticas que permiten a las comunidades de propietarios renovar sus instalaciones sin realizar inversión inicial, obteniendo ahorros energéticos y económicos. Además, apoya a las comunidades de vecinos subvencionando la transformación de las calderas de carbón, gasóleo y GLP. Una subvención que se calcula en función de la potencia térmica nominal de la nueva instalación.
2. Repartir los gastos. En 2017 será obligatoria la contabilización individual de los consumos de calor y agua caliente para comunidades con sala de calderas centralizada y repartir así la factura en función del gasto real de cada vecino. Esto permite que cada vecino pague por la energía que realmente consume su vivienda y no por su coeficiente de participación, lo cual supone un reparto equitativo del coste energético y contribuye al ahorro y eficiencia energética del edificio. El ahorro motivado por un cambio de costumbre en el usuario al conocer su consumo real puede llegar hasta el 20%, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y de la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA). Para ello se instalan pequeños dispositivos electrónicos, repartidores, que se instalan en cada uno de los radiadores de la vivienda de forma sencilla y sin cables. Estos dispositivos permiten medir y repartir los gastos de calefacción acorde con el consumo real de cada vivienda. Además, mediante válvulas termostáticas que controlan la temperatura de los radiadores, podrás mantener la factura a raya.
3. Aislamiento térmico. El 80% de las 25 millones de viviendas que hay en España carece de un aislamiento adecuado. El 70% de las pérdidas de energía se produce a través de la fachada o cubierta, que, si están mal aisladas, permiten el traspaso de frío y calor entre el exterior e interior de las viviendas, no protege eficazmente del ruido exterior y puede ser causa de infiltraciones de agua y condensaciones en paredes y techos. Un adecuado aislamiento del edificio consigue reducir hasta el 40% del consumo energético, mejorando considerablemente el confort, bienestar y la habitabilidad en las viviendas además de reducir las emisiones de CO2.
4. Cambiar la iluminación. El gasto en iluminación suele ser el segundo más alto para una comunidad después de la calefacción. Instalar detectores de presencia en las zonas comunes de la comunidad puede suponer importantes ahorros. Igualmente, sustituir toda la iluminación por tecnología led proporcionará, desde el primer día, un ahorro en el consumo de iluminación de hasta el 70%. Los equipos led pueden llegar a tener una vida útil de 50.000 horas. Además, al disminuirse la potencia contratada de la instalación podrá ahorrar en el término fijo de su factura eléctrica. La iluminación led también mejora el confort visual respecto a las soluciones convencionales, ya que proporciona un mayor nivel de iluminación y una mejor reproducción de los colores, aumentando la sensación de luminosidad y confort. El servicio Ledplus de Gas Natural Fenosa puede incluir si así lo decide el suministro de electricidad, la renovación de toda la iluminación incluyendo desmontaje, la retirada y reciclaje de los antiguos equipos y garantía total de los equipos.

Guia de compra de vivienda

Antes de realizar la compra de una vivienda:
¿Qué información previa debo obtener para realizar una compra segura? ¿Quién debe proporcionarme esa información?
Los promotores y/o vendedores habituales de viviendas están obligados legalmente a suministrar una serie de datos a los compradores quedando vinculados por su exigibilidad, a través de la publicidad que realizan, y ello es así aunque no figuren expresamente en el contrato (la publicidad obliga).
En particular, los promotores deben tener a disposición del público una serie de datos y documentos relativos a:
El nombre o razón social del promotor, domicilio y datos de inscripción en el Registro Mercantil.
Los planos de emplazamiento de la vivienda y de la vivienda misma, descripción de ésta, con expresión de superficie útil del edificio, de servicios y suministros, de zonas comunes y medidas de seguridad contra incendios, etc…
Los datos del Registro de la Propiedad.
El seguro de daños y vicios ocultos previsto en la nueva Ley de Edificación (Ley 38/1999, de 5 de noviembre) (ver última pregunta de esta guía).
Copias de las licencias precisas para la construcción y ocupación de las viviendas.
Los Estatutos de la Comunidad.
El precio total de venta y forma de pago.
Si se prevé subrogación de hipoteca, datos de la misma.
Si el vendedor está al día en los pagos de comunidad de propietarios
Si la vivienda o el inmueble donde se asienta tiene algún pleito pendiente
La forma en que está previsto documentar el contrato, con sus condiciones generales y especiales, haciendo constar expresa y claramente:
Que el comprador (consumidor) no soportará los gastos previos que por ley corresponden al vendedor.
Lo dispuesto en los artículos 1.279 y 1.280 del Código Civil, que establecen el derecho del comprador a exigir el otorgamiento de escritura pública.
El derecho de elección de notario, que corresponde, en estos casos, al comprador.
Junto a estos datos el vendedor debe suministrar la siguiente documentación:
Cédula de habitabilidad, recibo de haber pagado la última anualidad del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, recibo de haberse satisfecho el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Bienes de Naturaleza Urbana, información registral de la finca (propietario y cargas) y plano técnico en que figure la superficie y distribución de la vivienda.
En el caso de que la compra se haga a un particular (viviendas de segunda mano), el vendedor particular no está sometido a las normas y obligaciones de información anteriores. No obstante, debemos recabar igualmente del vendedor en estos casos, al menos, la siguiente documentación:
Información registral de la propiedad del vendedor o transmitente (sólo la certificación da fe del contenido del Registro).
El recibo de haber pagado la última anualidad del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (“contribución urbana”).
El certificado del secretario de la comunidad de propietarios, con el “visto bueno” del presidente, que acredite que el vendedor está al corriente en el pago de los gastos de comunidad (en caso contrario, la comunidad puede exigir su importe hasta cierto límite al comprador, sin perjuicio de su posterior derecho a reclamar contra quien le vendió).
Una copia de los estatutos de la comunidad, inscritos en el Registro de la Propiedad, y en su caso, los reglamentos que existan en la misma.

 

Placeholder Image

Ocho consejos para alquilar con éxito un piso a estudiantes.

Fuente: idealista

Llega agosto y uno de los meses más activos para el alquiler de viviendas para los estudiantes universitarios. El Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España ha elaborado una serie de consejos a los propietarios para que puedan alquiler con seguridad: desde firmar un contrato por escrito hasta la fianza que cubra posibles desperfectos.

El próximo curso académico ha empezado para los estudiantes universitarios que están en búsqueda de nueva residencia, ya sea que porque han decidido cambiar de casa como si comienzan una nueva ‘aventura’ universitaria.

El Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España (COAPI) ha elaborado una serie de consejos para los propietarios que quieran alquilar sus viviendas y son reticentes a hacerlo a estudiantes, uno de los principales demandantes de pisos de alquiler en las ciudades universitarias.

  • Elegir con cuidado a los inquilinos. Lo aconsejable es mantener una entrevista con todos los estudiantes que van a ocupar la vivienda y, si es posible, con sus padres, con el fin de evaluar su actitud y dejar claras las responsabilidades en el caso de que la vivienda pudiera sufrir daños.
  • Es preferible alquilar el piso como una única unidad, en lugar de realizar el alquiler por habitaciones. La renta es única y la responsabilidad del pago solidaria. De esta forma los mismos inquilinos cubren posibles vacantes y responden del impago de uno de los ocupantes. La gestión para el propietario es más sencilla si existe cualquier problema.
  • Estos alquileres son de pisos amueblados. Es necesario colocar muebles funcionales y con una buena presencia. La visibilidad es fundamental para defender la renta y para alquilar con rapidez. Debe desecharse convertir el piso de alquiler en el almacén de los muebles sobrantes de la familia.
  • Es fundamental fijar una fianza que cubra posibles desperfectos en la vivienda, que será de dos meses si se considera arrendamiento de temporada universitaria. Esta fianza debe ser depositada por el propietario en el organismo autonómico competente.
  • La Ley de Arrendamientos Urbanos permite garantías adiciones a la fianza, que en estos casos conviene que sea un aval personal o bancario de los padres, toda vez que los estudiantes carecen de ingresos. Los padres deben firmar también los contratos con responsabilidad solidaria del pago de la renta y cantidades asimiladas, así como de los posibles daños.
  • El propietario tiene más que perder y le conviene formalizar un contrato escrito, el cual reporte seguridad jurídica y recoja las garantías del cumplimiento del contrato por los estudiantes, tanto del pago de la renta como que se devolverá en perfecto estado.
  • Realizar un inventario detallado con todo el contenido de la vivienda (muebles, electrodomésticos, menaje, elementos decorativos) y el estado de los mismos, de forma que pueda realizarse una comprobación una vez finalizado el curso.
  • Ser un buen propietario. Unos buenos inquilinos estudiantes hay que mantenerlos y cuidarlos porque la etapa universitaria es extensa en el tiempo. Para ello es conveniente atender sus solicitudes en orden a mantener la correcta habitabilidad de la vivienda, efectuando las reparaciones precisas o, por ejemplo, cambiando colchones o electrodomésticos si fuese preciso.

El Gobierno cierra el grifo de las ayudas a la rehabilitación energética de edificios

El programa PAREER-CRECE ha dejado de ofrecer nuevas líneas de subvención para la rehabilitación energética de inmuebles residenciales después de superar el presupuesto inicial establecido de 200 millones de euros debido el número de solicitudes presentadas. El actual Gobierno en funciones no va ampliar el presupuesto por lo que se tendrá que esperar a un nuevo Ejecutivo para reanudar las ayudas.

Este plan de rehabilitación energética de edificios ha recibido cerca de 2.100 solicitudes en el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Estas ayudas representan 129 millones de euros en ayudas directas sin contraprestación y otros 108 en préstamos reembolsables, con lo que se ha superado en 37,5 millones de euros el presupuesto inicial de 200 millones. Varios proyectos se han quedado en lista de espera hasta que haya más dinero.

Las principales obras de actuación son sobre la mejora del aislamiento térmico de las fachadas de edificios de comunidades de propietarios con el fin de reducir los gastos en calefacción.  “Todavía no está decidido que el presupuesto de esta línea PAREER-CRECE vaya a ampliarse“, según afirman desde el IDEA.

El sector ha mostrado su desconcierto y pide al Gobierno en funciones que actúe cuanto antes.  “El agotamiento de los fondos de este Plan ralentizará el impulso de la rehabilitación. Por ejemplo, en Madrid, las medidas del Ayuntamiento estaban orientadas a poder compaginar en una misma actuación distintas subvenciones para la rehabilitación”, afirma Apolonio Dorado, vicepresidente del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid)

Por su parte, Salvador Díez, presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas (CGCAFE), destaca que la paralización del Programa es doblemente negativa. Por un lado, no hay ningún tipo de ayuda y, por otro, se cambian las expectativas de los propietarios que estaban proyectando obras, lo que genera desconfianza en el sistema”.

Quién alquila piso en España: varón de 32 años que gana 1.185 euros al mes

Que el alquiler de vivienda en España sea cada vez más caro no está lastrando su clientela. Las rentas se han incrementado un 5,8% durante el segundo trimestre de 2016, dejando el precio por metro cuadrado en 7,8 euros mensuales. En tasa interanual, el aumento se sitúa en el 8,5%, según el portal Idealista.

Segovia es la capital en la que más ha crecido el precio del alquiler durante el último trimestre, con un incremento del 8,6% en las rentas de sus viviendas. También los caseros de Lugo y Castellón piden un 7,1% y un 6,7% más respectivamente, según el último informe elaborado por Idealista. En la Comunidad de Madrid la subida ha sido del 3,9% y la capital madrileña cierra el segundo trimestre con una escalada del 1,6% en el precio del alquiler.

Así, Barcelona se consolida como la capital más cara (16,1 euros por metro cuadrado), seguida de Madrid (13,1 euros) y San Sebastián (12,1 euros). Las más económicas son Ávila y Cáceres, con un precio de 4,2 euros.

A pesar de que las rentas superan en algunas ocasiones a la letra hipotecaria, la fórmula del alquiler se afianza como una opción para familias estables y solventes que no quieren hipotecarse y que ven la vivienda como otro bien de consumo por el que pagar para disfrutar en una temporalidad determinada. “La flexibilidad, la movilidad geográfica y la simplicidad de los trámites hacen del alquiler el modo residencial que mejor se adapta a las necesidades de una generación, denominada No Credit”, explican en Alquiler Seguro.

Perfil del inquilino

Según el estudio demoscópico realizado por esta empresa, el perfil del inquilino en España es un varón de unos 32 años, de nacionalidad española, casado, con un contrato indefinido y que gana 1.185 euros al mes. Un 26,1% de los arrendatarios tiene un contrato indefinido, trabaja en el sector servicios como administrativos y tiene una antigüedad laboral de 2,6 años, explican.

El inquilino tipo suele buscar pisos cercanos al lugar de trabajo y necesita 20 días para encontrar el inmueble. Realliza un primer rastreo a través de Internet, donde dedica poco menos de una hora semanal. Después, visita personalmente 3,4 inmuebles hasta decidirse a alquilar y el tiempo medio de estancia en el mismo piso es de casi dos años. El número de inquilinos por contrato se sitúa en 2,5 de media.

Comienza la campaña de la declaración del IRPF 2015

Los plazos para la declaración de la renta 2015 son los que vienen marcados en el calendario fiscal que todos los años publica la Agencia Tributaria a comienzos del ejercicio y que después actualiza cuando se acerca el momento de hacer el IRPF. Este calendario del contribuyente establece la fecha de inicio de la campaña de IRPF 2015-2016 así como su final y los trámites que se pueden acometer en cada momento. Es importante no perderla nunca de vista porque Hacienda tiende a ser muy estricta en la aplicación de estos plazos y puede haber consecuencias por no declarar a tiempo.

Fechas clave para la renta 2015

De forma muy resumida, estas son las citas con Hacienda que debes guardar en tu cabeza.

  • 6 de abril. Se abre el plazo para solicitar, modificar y confirmar el borrador de la renta 2015, también mediante el programa Padre, que se podrá hacer y entregar de forma telemática o imprimir y llevar a Hacienda o a cualquier entidad financiera.
  • 10 de mayo. Se abre el plazo para presentar la declaración por otros medios más allá de internet y comienza el plazo para solicitar cita previa con Hacienda para confeccionar la declaración de IRPF.
  • 24 de junio. Fecha límite para la presentación de IRPF en caso de domiciliación bancaria (el calendario marca el 25 de junio, pero al ser domingo se pasa al 24).
  • 30 de junio. Fin de la campaña de la renta 2015 y del plazo legal para presentar la declaración de la renta. Hasta el 30 de junio podrás pedir cita con Hacienda.

Fechas límite para la renta 2015-2016

Pero si nos referimos a los plazos máximos para presentar la declaración de la renta las cosas cambien y la fecha dependerá del propio resultado de la declaración asó como de la forma de presentación. La norma general establece el 30 de junio como fecha límite. Sin embargo, vamos a profundizar un poco al respecto.

  • Declaración a ingresar con domiciliación: 25 de junio.
  • Declaración a ingresar sin domiciliación: 30 de junio
  • Declaración a devolver: 30 de junio.
  • Declaración negativa (resultado cero, ni ingresar ni devolver): 30 de junio.

A estas citas hay que añadr una más: el 7 de noviembre. Si optas por fraccionar el pago de tu declaración de IRPF en dos (aquí te explicamos cómo hacerlo) el segundo pago correspondiente al 40% de lo adeudado te lo cobrarán el 7 de noviembre. Apunta la fecha para asegurarte de que hay dinero en la cuenta o de que acudes al banco a pagar.

Fechas límite con el borrador

El borrador de la renta es la herramienta más utilizada por los contribuyentes para cumplir directamente con el IRPF o por lo menos para tener una primera toma de contacto con sus impuestos. En este caso, las fechas límite del borrador cambian dependiendo de si el resultado es a ingresar o a devolver. Estas son las citas clave:

  • Si el resultado es a ingresar con domiciliación: 25 de junio.
  • Si el resultado es a ingresar sin domiciliación: 30 de junio.
  • Si el resultado es a devolver: 30 de junio.

A estas fechas hay que sumarle el 31 de diciembre que es cuando expirar el plazo para que Hacienda practique la devolución de la renta dentro del plazo estándar. Aunque Hacienda comienza a ingresar a partir del 11 de abril las devoluciones de la renta a los ciudadanos y no suele tardar más de tres semanas en completar el proceso, el plazo para pagar es mucho más largo. Desde un punto de vista legal, la Agencia Tributaria dispone de seis meses desde el término del plazo de presentación de las declaraciones para devolver el IRPF.

En el caso de las declaraciones fuera de plazo, que abordaremos más adelante, también se aplican estos seis meses desde su presentación.

Si Hacienda no cumple con estas fechas límite deberá incluir de oficio los intereses de demora, que se aplicarán de forma proporcional a los días que hayan transcurrido desde que incumplió el plazo. El interés de demora en 2015 es del 4,375%. Esto no quiere decir que Hacienda vaya a sumar automáticamente ese porcentaje a la devolución si la hace más allá del 31 de diciembre. De hecho, lo que hará será calcular la parte proporcional de esos intereses en función de los días de retraso. Para que lo tengas más claro, si el ingreso se produce el 10 de enero y la devolución ascendía a 1.000 euros, no recibirás 43,75 euros, sino 1,19 euros, la parte proporcional al tiempo transcurrido.

Si eres autónomo, confirma tu calendario para la declaración de la renta aquí.

Si se te pasa el plazo

Nadie quiere pensar en ello, pero puede ocurrir que llegado el 30 de junio todavía no hayamos hecho la renta. En ese caso debes saber que podrás hacer la declaración de la renta y presentarla en tu delegación de Hacienda. De hecho, a la hora de cumplimentar el Modelo 100 de la AEAT no deberás hacer nada especial y lo rellenarás como si lo hicieses en fecha.

Lo que ocurre es que después Hacienda podrá sancionarte por entregar la declaración fuera de plazo tal y como explicamos en este artículo. En ocasiones, si el retraso es sólo de unos días la sanción ni siquiera termina materializándose, pero no existe una regla universal al respeto. De hecho, la AEAT suele ser bastante laxa para la fecha límite del 24 de junio en cuanto a las domiciliaciones y también suele dejar algunos días de margen, pero repetimos que no hay ninguna certeza de que vaya a hacerlo en tu caso concreto.

Lo que sí debes tener claro es que siempre es mejor que seas tú quien cumpla con Hacienda y no que sea ella quien te busque. Las sanciones cuando es Hacienda quien reclama son mayores y a esto habrás de sumar los recargos si la reclamación entre ya en vía ejecutiva. Hay que recordar que la AEAT dispone de cuatro años desde que finaliza el plazo legal para presentar el IRPF para hacer cualquier reclamación y que este periodo de tiempo se paraliza una vez inicia su investigación.

Para que lo entiendas mejor, la renta 2014 caducará a efectos de reclamaciones por parte de Hacienda el 30 de junio de 2019 porque el 30 de junio de 2015 es cuando finaliza el plazo normal de presentación.

Ayudas a trabajadores que se constituyan por cuenta propia

¿Qué es?

Se trata de ayudas que subvencionan parte de los gastos necesarios para la puesta en marcha de su actividad empresarial.

¿Quiénes pueden solicitar la ayuda?

Las personas físicas desempleadas que se den de alta como trabajadores autónomos, por cuenta propia en el régimen que corresponda de la Seguridad Social o en la mutualidad del colegio profesional correspondiente, cuyo inicio de actividad como trabajador por cuenta propia se realice a partir del 1 de octubre de 2015.

A efectos de determinar la fecha de inicio de actividad como trabajador por cuenta propia se considerará, en todo caso, la fecha de alta inicial en el Impuesto de Actividades Económicas.

¿Cuál es el importe de la ayuda?

El importe de la ayuda será del 80 % de los gastos justificados. El gasto mínimo que deberá realizar para tener derecho a la ayuda será de 1.250 euros.

La concesión de esta ayuda estará condicionada a que el beneficiario realice un gasto con su correspondiente pago que sea necesario para el desarrollo de la actividad, sin incluir IVA o los impuestos indirectos equivalentes cuando sean susceptibles de recuperación o compensación, entre los tres meses anteriores a la fecha de inicio de la actividad como trabajador/a por cuenta propia y los dos meses posteriores a dicho inicio.

¿Qué gastos son subvencionables?

Los costes subvencionables, que deberán ser necesarios para la puesta en marcha de la actividad empresarial y responder a la naturaleza de la misma, podrán ser:

  • Honorarios de Notario, Registrador e Ingenieros Técnicos como consecuencia de la constitución y puesta en marcha de la actividad empresarial.
  • Honorarios de Letrados, Asesores y gastos de gestoría relativos a la constitución y puesta en marcha de la actividad empresarial.
  • Registro de patentes y marcas.
  • Traspaso del negocio.
  • Tasa de inspección sanitaria y licencias urbanísticas.
  • Alquiler de local para el desarrollo de la actividad así como alquiler de salas para la prestación temporal de servicios en espacios de coworking o viveros empresariales privados, referidos a los meses correspondientes al periodo subvencionable.
  • Desarrollo de página web y otras aplicaciones de comercio electrónico que sean necesarios para el ejercicio de la actividad.
  • Gastos efectuados para el mantenimiento, reparación y conservación del local destinado a la actividad profesional a desarrollar por el solicitante.
  • Gastos relativos al Servicio Obligatorio de Prevención a los autónomos que contraten a su primer trabajador.
  • Gastos realizados para el alta en Internet, o para el acceso mediante licencias al uso de programas informáticos específicos (excluyéndose en todo caso la adquisición de software profesional).
  • Gastos derivados del cumplimiento de la normativa en materia de Protección de datos.
  • Gastos de investigación y desarrollo correspondientes al ejercicio presupuestario al que se imputa la subvención.
  • Gastos de publicidad y propaganda (a excepción de las relaciones públicas).
  • Primas de seguros de responsabilidad civil y de otros seguros necesarios para la actividad.
  • Cuotas de colegios profesionales.
  • Gastos correspondientes al alta de los suministros de gas y electricidad y facturas de los consumos de electricidad y gas correspondientes al local donde se desarrolla la actividad empresarial, y en relación a los meses subvencionables.

No será considerado gasto subvencionable el IVA y aquellos otros gastos que puedan ser objeto de subvención, bonificación o exención por otros organismos o instituciones públicas o privadas.

¿Qué requisitos tengo que cumplir?

  • Estar al corriente de obligaciones tributarias y con la Seguridad Social.
  • Realizar su actividad en la Comunidad de Madrid.
  • Estar desempleado e inscrito como demandante de empleo en las Oficinas de Empleo de la Comunidad de Madrid, en la fecha inmediatamente anterior al inicio de la actividad como trabajador por cuenta propia, considerándose dicha fecha, el alta inicial en el Impuesto de Actividades Económicas.
  • Darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, dentro del régimen especial por cuenta propia que corresponda o mutualidad del colegio profesional como ejerciente.
  • No haber realizado la misma actividad en los seis meses anteriores a la fecha de alta como trabajador por cuenta propia.
  • Además, los beneficiarios están obligados a cumplir el mantenimiento del alta en el correspondiente régimen de Seguridad Social o mutualidad del Colegio Profesional como ejerciente de la actividad, durante al menos dos años.
  • Para la justificación de los pagos, solo se permiten como medios de pago válidos los efectuados por transferencia y tarjeta bancaria.
    Excepcionalmente, se admitirá, para los trabajadores por cuenta propia, cuyo inicio de actividad se haya producido entre el 1 de octubre de 2015 y los tres meses posteriores a la entrada en vigor del Acuerdo, la posibilidad de justificar pagos en metálico de los costes subvencionables, siempre que sean inferiores a 2.500 euros.

Plazo de presentación de solicitudes

El plazo de presentación de solicitudes será de tres meses a partir de la fecha de inicio de la actividad del trabajador/a autónomo/a.

Para todos aquellos trabajadores cuya fecha de inicio de actividad cómo trabajador/a por cuenta propia esté comprendida entre el 1 de octubre de 2015 y 16 de junio de 2016, el plazo de solicitud será hasta el 16 de septiembre de 2016.

En ambos casos la solicitud deberá presentarse con posterioridad al inicio de su actividad como trabajador por cuenta propia, y una vez efectuados los gastos y realizados los pagos derivados de la puesta en marcha de su actividad.

¿La ayuda es compatible con otras? 

 Sí. Es compatible con la ayuda para la ampliación de la Tarifa Plana de Autónomos.

¿Dónde presento mi solicitud?

  • De forma electrónica a través de la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda.
  • En papel, en cualquier registro de la administración general del estado, de la comunidad autónoma o de los ayuntamientos.

¿Y si dejo de ser autónomo?

El beneficiario deberá permanecer de alta en el correspondiente régimen de Seguridad Social o mutualidad del Colegio Profesional como ejerciente de la actividad, durante al menos dos años.

Durante este período, el beneficiario está obligado a comunicar al órgano gestor cualquier variación que se produzca en relación a su situación de alta como trabajador por cuenta propia.

Si el beneficiario no ha permanecido en alta o no ha cumplido durante todo el periodo todas las condiciones para recibir la ayuda, deberá realizar el reintegro proporcional de la misma.

Cómo pagar menos en el seguro comunitario

Algo menos de 745.000 edificios de viviendas en España tienen un seguro comunitario, según los últimos datos disponibles que recoge la memoria social de 2014 de la patronal Unespa. El hecho de que no sea de carácter obligatorio –salvo en las regiones de Madrid y Valencia donde se exige cubrir los riesgos de incendios y daños a terceros– y la falta de liquidez que soportan las comunidades de propietarios explica que aún existan en España muchas fincas dejadas a su suerte. Resulta muy complicado saber cuántas están sin asegurar, pero “estimamos que hay unos 500.000 de los 1,9 millones de edificios residenciales colectivos”, según concluye un estudio de Mutua de Propietarios.

El número de pólizas de comunidades de vecinos va creciendo cada año, aunque a un ritmo lento, cercano al 1%. En cuanto al volumen de negocio, en 2015 fue de 836 millones de euros, un 1,16% más respecto a 2014, según ICEA. Que los propietarios se animen a suscribir pólizas “se debe a una mayor concienciación del valor de los activos inmobiliarios en relación al patrimonio de la población –un 80% del ahorro familiar se concentra en los inmuebles–, además de una oferta cada vez más competitiva por parte de las aseguradoras”, opina Cristopher Bunzl, director general de Mutua de Propietarios, la compañía de seguros, fundada en 1835, más antigua de España.

Al igual que sucede en el seguro del hogar, las compañías han iniciado su particular cruzada para ganar clientes en un sector donde el 56% del negocio se lo reparten cinco firmas (Mapfre Familiar, Seguros Catalana Occidente, Generali Seguros, Ocaso y Mutua de Propietarios). Servicios adicionales y reducción de primas de hasta el 40% en algunos casos son sus mejores ganchos. “Los administradores de fincas estamos acostumbrados a renegociar la condiciones llegado el vencimiento de cada póliza. A la hora de lograr precios más competitivos adquiere especial relevancia el índice de siniestros, dado que las expectativas de riesgo o beneficio determinan la capacidad de maniobra de las aseguradoras”, dice Salvador Díez, presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España (CGCAFE). “En estos últimos años, el descuento acumulado en el precio puede oscilar entre el 25% y el 40%”, apunta.

Las fincas con más siniestros se dan en aquellas que tienen entre 31 y 40 años de antigüedad, seguidas de las que suman entre 10 y 20 años, según Unespa.

Algunos secretos para negociar. “Los factores que influyen en mayor medida en la tarificación son el capital de continente a asegurar y la antigüedad del edificio”, explica José Luis Marín, director técnico y de siniestros de Mutua de Propietarios. Y, sobre todo, las rehabilitaciones efectuadas. Si no se ha realizado ninguna, la diferencia de precio entre un edificio antiguo y otro reciente puede llegar a ser de hasta un 50%, añade Marín. Así, cada mejora es una ocasión perfecta para llamar al seguro y presionar el precio a la baja. Una póliza multirriesgo puede costar entre 75 y 130 euros por vivienda.

El otro caballo de batalla de las compañías para ganar cuota de mercado es la de mejorar las coberturas clásicas e incluir nuevas garantías relacionadas con el ahorro energético y los impagos. Por ejemplo, en Mutua de Propietarios adelantan los importes reclamados a copropietarios morosos de gastos de comunidad y ofrecen protección de pagos por desempleo. También se encargan de realizar la Inspección Técnica del Edificio (ITE) –que tiene un coste mínimo de 200 euros–, así como de la tramitación de subvenciones, análisis del consumo energético para ahorrar en las facturas y y una tarifa eléctrica con un ahorro medio del 7% con puntas de hasta el 21% respecto a las comercializadoras habituales. Más coberturas nuevas: gastos de desatasco de tuberías con y sin daños; responsabilidad civil de la junta rectora de la comunidad; servicio de manitas; limpieza de grafitis y control de plagas, entre otras.

La última baza de los propietarios si precisan pagar aún menos es achicar coberturas. A la hora de eliminar alguna hay que tener en cuenta que los daños por agua son los siniestros más comunes en las comunidades de vecinos, con un coste anual de 130 millones de euros. Al año se producen 425.000 goteras, según Unespa. El segundo en importancia es el de responsabilidad civil, con 111.000 casos al año y un coste de 90 millones de euros. Le siguen los siniestros en cristales (74.188) y los fenómenos atmosféricos (56.343).

Lo que nunca puede faltar es la responsabilidad social frente a terceros. Ninguna comunidad de vecinos está a salvo de que algún día caiga sobre un transeúnte un pedazo de fachada. “El coste dependerá de la gravedad de las lesiones ocasionadas, pudiendo superar los 250.000 euros”